Así fabricamos

Así fabricamos

La fabricación de estructuras metálicas es un proceso que requiere de una formación específica en las diferentes fases de producción y poseer el marcado ce establecido en la norma une-en 1090. Nuestra empresa desarrolla dicha actividad desde 1986, adaptándose, en la medida de lo posible, a los continuos cambios y avances tecnológicos.

La primera fase empieza con la recepción y marcado de la materia prima para asegurar su trazabilidad.

Posteriormente se procede al corte y taladro mediante maquinaria 4.0 y control numérico CNC. La programación de los archivos de corte y taladro se realiza mediante transferencia digital desde la oficina técnica con el software Bim Tekla Steel Structures.

Una vez procesadas las diferentes partes que conforman cada conjunto se trasladan a los bancos de armado y soldadura. el armado consiste en el marcado de elementos como rigidizadores, ménsulas, placas de capitel o bas sobre el elemento principal.

Durante estos procesos se realiza una nueva trazabilidad, para identificar el tipo de hilo de soldadura como material de aporte, así como el control de parámetros de soldadura de intensidad y voltaje junto con la velocidad y avance del hilo. Gracias a las máquinas de soldar digitalizadas, Kemppi, renovadas en su totalidad, la regulación de los diferentes parámetros se establece de forma automática.

Una vez terminado cada conjunto se etiqueta según su código definido en el modelo BIM, antes de pasar a la zona de tratamiento superficial.

            Previo a este tratamiento se inicia una inspección visual de las soldaduras realizadas y de los elementos metálicos por si alguno de ellos pudiera presentar algún desperfecto que influyese en el acabado de la pintura. También se realizan ensayos por líquidos penetrantes mediante control por muestreo.

La aplicación del tratamiento se realiza con sistema “airless” y máquinas regulables en presión y apertura de abanico de pintura.

Por último, pasados los tiempos de secado, se cargan los conjuntos ya terminados en nuestros vehículos de transporte de gran tonelaje para su entrega en obra.

Todos los procesos de fabricación tienen también su trazabilidad de operario y fase de producción.

Los controles y comprobaciones nos permiten reducir al máximo los posibles errores y controlar nuestro sistema productivo, ya que cada elemento formará parte de un conjunto estructural donde un error puede afectar gravemente a la integridad de la obra.

La mejora continua es nuestra principal directriz. Invirtiendo en maquinaria y formación para su uso conseguimos que nuestros trabajadores, nuestro principal activo, se especialicen y puedan desarrollar su importante labor con los mejores medios a nuestro alcance.